El Extra

lunes, 28 de septiembre de 2009 13:22 Publicado por Cesar Matamoros
El extra se recuesta sobre una pared, enciende un cigarrillo y pone mirada lánguida al grito de acción.
Fuera de foco, el extra es parte del mundo de alguien más.
El extra es una pestaña, un codo o una rodilla en la esquina del cuadro.
El extra corre fingiéndose presa del pánico del horror que luego destruirá el héroe con artificial valentía.
El extra no es protagonista ni en su propia vida y siente un hueco en el estómago cuando de entre la multitud de fondo ve a la doncella caer en brazos del galán.
El extra se pregunta con fuerza cuando será el momento de que el paneo termine con él, en que el fade-in solo lo revele a él en un primer plano.
El extra se sueña derrotando peligros y conquistando doncellas hasta que la cámara ruede otra vez y vuelva a ser el ciudadano 22.
El extra no es dueño de su tiempo, sino que tiene que llevar el paso de quienes dan forma a su historia.
El extra anhela y siente.
El extra desea y odia.
El extra tiene detalles.
El extra tiene un rango emocional.
Pero nada de eso importa, al final nada de eso se ve en la pantalla.

1 Response to "El Extra"

  1. R Says:

    Al final, querido amigo, todos en algun momento llegamos a ser extras en nuestras vidas... sin embargo, nadie sabe ke nos depara el mañana, y en tan solo un abrir y cerrar de ojos, dejaras de estar abajo y ascenderas, y el ciclo, vuelve a empezar...

Publicar un comentario