El camino a mí

lunes, 27 de septiembre de 2010 11:03 Publicado por Cesar Matamoros 0 comentarios
Y es ahí cuando te quiero,
cuando no deseo ni puedo
darme por vencido
y regalarte al destierro.

Cuando la soledad me detiene,
congelado,  y a mi garganta se cierne,
con fuerza  letal me oprime,
se me cierra la mente.

No sé aún cómo eres,
ni sé de qué somos capaces,
pero sé bien de las ansias de que estés
como yo, y que el camino busques.

Vacío inmisericorde,
me dejas solo en la espera.

La eterna espera

viernes, 13 de agosto de 2010 10:35 Publicado por Cesar Matamoros 2 comentarios
Sé lo que es,
sé como se siente,
mis dedos le han rozado
y la he visto irse.

Sé que es esquiva
y se escapa en un suspiro ,
presa difícil ,
animal traicionero .

Se dibuja en caras que veo
e irradia calor y luz,
aminora el paso del tiempo,
y sopla sobre heridas abiertas.

Su ausencia duele,
su ausencia mata,
el que no esté me corroe,
el que se escape me desgarra.

La veo a veces cerca,
pero intangible,
me ahueca el vientre,
y se marcha riendo.

Lla espero siempre,
a que sea mi turno,
a que sepa que la quiero,
a que se quede conmigo siempre.

Y en voz baja repito su nombre,
como un mantra, como un credo.

Ejercicio Narrativo I

martes, 27 de julio de 2010 13:58 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios
El vientre del Dragón


El aire se sentía enviciado, la poca luz que había parecía pesar sobre la piel y tuve la sensación de ser el primero en poner pie en ese lugar. Olores extraños llenaban el ambiente y me provocaban  un cierto sopor, como un licor dulce, di un primer paso y trastabillé en algo, al mirar no había nada, fue como si el piso se hubiese contraído solo para hacerme tropezar, esto me hizo reparar en la extraña estructura del lugar, todo parecía respirar, las paredes estaban cubiertas de lo que parecían escamas, daban la impresión de humedad pero eran secas al tacto. Una calidez me envolvió, lo que me terminó de convencer de que estaba dentro de un animal vivo, enorme, sobrenatural.
Di un segundo paso y el suelo pareció reaccionar a mi peso, como si pasara el dedo sobre la espalda desnuda de alguien, parecía un escalofrío de placer, caminé y alguna paredes se movían, otras se disolvían a mi paso como guiándome hacia algo, algo que yo quería encontrar sin saber que era, obedecí sin protestar, giraba en cada esquina y caminaba ausentemente por los pasillos si es que se les podían llamar así, mientras caminaba noté que mi piel cambiaba de color, o más bien se decoloraba, corría una pequeña corriente de aire que al chocar conmigo parecía llevarse en pequeñas partículas de pigmentación mi color humano, dejándome blanco, pálido. Comencé entonces a sentir la cercanía, algo me esperaba, algo sentía la urgencia de mi presencia, apuré el paso pero parecía ir más despacio, al parecer mi prisa era irrelevante aquí, yo ya no era dueño de mi tiempo sino a la inversa, la hora de mi llegada sería decidía y no por mí, sólo me quedaba esperar que estuviéramos cerca, no cerca en distancia sino en tiempo.
Una tras otra la paredes se disolvían dándome paso, guiándome hasta una hasta una que finalmente se resistió, no había a donde más ir, presioné con mis manos pero nada, la pared pareció sentir cosquillas mas no cedió, pegué la oreja contra la pared y escuché, más allá del pulso fuerte y constante había una serie de gemidos y sonidos guturales, como si alguien tratase desesperadamente de despertar, sentí curiosidad por saber quién era pero la pared no cedía. Con los dedos logré levantar una de las que parecían escamas y de un tirón la arranqué, me abrí camino a través de la pared de esa manera, por mis manos corría un liquido marrón y espeso, sin olor pero con la calidez característica de la sangre humana, aunque yo mismo sabía que nada humano  había ahí.
Una vez al otro lado vi luz, pero ésta luz no parecía provenir de ninguna parte, parecía solamente flotar en el aire, como un humo, una bruma que se resistía a disolverse, frente a mi había lo que parecía ser una persona adulta, en posición fetal, a simple vista parecía flotar a medio camino entre el suelo y el techo, pero una vez que mi vista se hubo acostumbrado vi que lo sostenía un delgadísimo hilo umbilical. Quedé sin habla, fascinado, el ser se revolvía en sueños, pero parecía estar punto de despertar, lentamente estiró una pierna hasta rascar la superficie del suelo con los dedos, plantó firmemente el pie y luego bajó la otra pierna, mantenía los ojos cerrados, lo que le daba un aire de sonambulidad que me hizo retroceder un paso, por alguna razón siempre he tenido miedo de los sonámbulos. Abrió por fin los ojos y noté entonces que su cuerpo era la fuente de la luz, en algunas partes su piel era casi traslúcida y por ahí se escapaba cierta luminosidad, como si estuviera relleno de estrellas, feroces y fulgurantes pero lejanas, me miró directamente, y caminó hacia mí con la mano extendida, imitaba casi a la perfección a un ser humano, a no ser por la ferocidad de sus ojos, rasgo propio de los felinos. Con la punta de los dedos me rozó la mejilla y de inmediato un escalofrío me recorrió de pies a cabeza, abrió la boca y se dispuso a hablar, movía la boca con dificultad, de alguna manera supe que su lenguaje era diferente, era etéreo y superior a mí.
Habló de árboles gigantes, habló de amor y odio, habló de sexo, habló de plantas y animales que yo no conocía, habló de emociones complejas e intrincadas, y habló de mí, me habló a mí, fue mío y fui suyo, supe entonces que estaba en sueños, la escena comenzó a disolverse, traté de tocarlo una última vez, solo una vez pero mi mano quedó en el aire, y ahí estaba cuando abrí los ojos, estaba acostado sobre mi espalda con ganas únicamente de llorar, traté de dormir nuevamente pero fue imposible, supe dentro de mí que no volvería a suceder nunca, esa fue la primera y última vez que soñaría con el vientre del dragón.

Procrastinación

martes, 20 de julio de 2010 15:48 Publicado por Cesar Matamoros 2 comentarios
¡Válgame!
Se me va la vida
y no me doy cuenta.

Se me escapa de entre los dedos,
como agua, arena, amores,
se requiere una acción urgente.

Es algo que debo tener en mente,
pero se me olvida siempre
que la juventud es un préstamo.

Y me pasa con mucha frecuencia
que me dejo a mi mismo
como un plan secundario o terciario

¡Ya es hora de hacer algo!
De moverse e ir adelante,
de caminar y ser feliz

Que nada me distraiga…
Aunque mejor mañana.
Sí, mejor mañana.



Imágen tomada de: http://browse.deviantart.com/?qh=&section=&global=1&q=long+road#/d1tyoz7

Todo se me interpone

sábado, 12 de junio de 2010 18:11 Publicado por Cesar Matamoros 3 comentarios
Se me interpone la ira reprimida,
la mella en mi yelmo,
la moral dividida,
el humo del recuerdo quemado,
el bagaje emocional.

Se me interpone la gente,
que llena la vida,
la música oscura que me rodea,
la innombrable tristeza,
que se me ancla en los ojos.

Se me interpone el dolor de vientre,
las ganas de morder tan fuerte,
la marea de complejos arraigados,
la vida misma se me interpone,
en el camino de llegar donde estás.

Sólo espero que sepas esperar.

Lo que le gusta a la gente

sábado, 15 de mayo de 2010 0:54 Publicado por Cesar Matamoros 4 comentarios
A la gente le gusta bailar,
les gusta desconectarse un rato
y olvidarse de quienes son.

A la gente le gusta beber,
llenarse la cabeza de humo
y sentir que son algo más.

A la gente le gusta coger,
saber que son amadas por un segundo
y llorar de vez en cuando.

A la gente le gusta reír
Y que se les vea feliz por la calle,
aunque sea a ratos.

A la gente no le gusta estar sola,
necesitan sentir a alguien aunque no esté cerca
y saber que pueden hablar.

A algunos personas les gusta herir,
para sentirse seguras y a salvo,
aunque se hieran a sí mismas.

A todos nos gusta ser gente,
expresarnos aún con el silencio
y saber que somos humanos en sociedad.


Imagen, detalle de http://jo-yumegari.deviantart.com/art/Post-it-people-82169387

Siempre quise ser mar, océano.

miércoles, 12 de mayo de 2010 14:02 Publicado por Cesar Matamoros 2 comentarios
Siempre quise ser océano,
un cuerpo de agua gigante
lleno de misterio y profundo
que en mi se hallen la luz y la sombra.

Dar casa a miríada de seres,
dejarme los mozos de cada pueblo
y en sus puertos dejar viudas,
que mi voluntad sea destrucción.

Tragarme el sol día con día
y en contacto estar con altos lagos
como satélites de mi grandeza,
como testigos de algo enorme

Cálido y agradable en tardes de verano
frio y peligroso cada que mi humor cambie
y por fin creer en el amor
pues lo veo eternamente en mis playas

Bailar con el viento  al ritmo de Serrat
Enamorado de la variante luna
Que me usa solo como espejo
Ver las montañas de lejos

Tener la gran certeza de ser eterno,
nunca morir y ni secarse,
siempre vivo y revuelto,
aparentando quietud.

Transparente hasta donde quiero,
dueño de secretos infinitos,
salado por el llanto de generaciones.
Siempre quise ser mar, océano…



imagen tomada de : http://soop4evah.deviantart.com/art/Ocean-62295403

Animales

domingo, 2 de mayo de 2010 16:54 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios
Se nos olvida a veces
que también somos parte del mundo,
que es sangre lo que corre en nuestras venas
y nos creemos invencibles


Pasamos por alto
que el material que nos conforma es carne
y que somos piezas en el juego del equilibrio
y nos creemos inmortales


Nos equivocamos siempre
y miramos con desdén todo lo demás,
como inmunes a las leyes universales
y nos creemos únicos


Casi nunca notamos
Que seríamos mejores como salvajes,
que el raciocinio es un deber y no un privilegio
y lo malgastamos


Ignoramos el hecho
de que la tierra es madre de todo
y que primordialmente somos animales,
tan solo parte de todo lo que está vivo
y luego perecerá.


Visto con ese cristal,
los problemas se ven ridículos.



Imagen: "Male and Female" Jackson Pollock 1942

Definidlo como queráis

jueves, 29 de abril de 2010 22:18 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios
Son las ganas viscerales de ser algo,
ganas enormes de hacer más,
de no dejaros ganar por el tiempo,
de evitarle el mordisco al olvido.

Es la droga intangible del ego,
el ánima fugaz de lo eterno,
de vivir escondido en lo colectivo
por siempre.... siempre

Esa necesidad de que retumbe el ser,
de que el eco alcance rincones inhóspitos,
de que la punta de los dedos se toquen,
en el otro lado del globo.

Es el impulso inconsciente de ser otro,
de ser más, de crecer en lo que se ama,
de encontrar la manera de poner en común
y de llevar a buen puerto las palabras.

Puedo estar queriendo ser más de lo que se soy,
pero no se me ha dibujado todavía el límite,
podéis definirlo como queráis,
que yo sé lo que siento y también sé a dónde voy.

 

Imagen tomada de: http://editkou.deviantart.com/art/REACH-131802462

¿Quien es ella?

15:26 Publicado por Cesar Matamoros 2 comentarios

Agarrado a sus patas me sirvió de asilo,
viendo el mundo gigante hacerse más pequeño.
Sobre su pulida superficie pasaron alegrías,
que se limpiaron como boronas y se lanzaron al suelo

Con los codos apoyados en ella me sirvió de consejera,
me devolvía mi rostro cuando la mirada bajaba,
recibió mis lágrimas y adivinó el relieve de mis cartas,
brilló cuando más la necesité, y estuvo ahí amiga.

Recibió vecinos, misivas, buenas y malas noticias.
Miró a la familia crecer e irse, tuvo por hijas muchas sillas,
contó las comidas en solitario, y las concurridas,
guarda todavía secretos que pasaron bajo ella.

Con la espalda presionada sobre su fría planicie
me sirvió una vez de cama, soportó nuestro peso acompañado.
nunca nos juzgó y se mantuvo impávida en su secreto,
fue gentil en nuestras carnes.

Dueña y señora de las conversaciones importantes,
ama de los manjares y roces secretos,
ahora, los que te rayaron la superficie te desechan,
la ingratitud te hace presa y la madera se hace vieja.

Todo lo útil deja de serlo algún día,
ya consumida por tu servidumbre
terminan tus días, sola, astillada y reemplazada
y en el mejor de los casos, reciclada.




imagen tomada de: http://rnger.deviantart.com/art/Table-52628761

¿Qué hacer?

miércoles, 28 de abril de 2010 8:04 Publicado por Cesar Matamoros 0 comentarios

Voy a tomar mi lugar
con la puerta a la vista
y una cosa en la mente,
solamente esperar.

Imaginar que de pronto
mis letras tenga música
y mis dibujos movimientos,
los tuyos, los de nosotros.

Se me hacen los días horas,
se me hacen las mañanas noches
y no veo todavía el momento
de entrelazar mis dedos en tu espalda.

Me encarcelo en el vaso que sostengo
y no veo salida,
sólo tú,
sólo nosotros.

Ahora no sé que espero,
tal vez no es mi papel, la paciencia,
quizá soy yo quien debe llegar,
pero ¿cuando?
............¿donde?
................dame una señal… no sé que hacer.





Imagen tomada de: http://chrishon.deviantart.com/art/Empty-Chair-34542766

Conversación #1

martes, 27 de abril de 2010 6:49 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios
Conversación #1

(Se abre la escena y se ve una mañana normal de oficina, en primer plano se ve a un tipo sentado frente a su computadora revisando su correo electrónico, el tipo está notoriamente somnoliento y bosteza cada 30 segundos, en el fondo se a otro tipo, éste sonriente viene saludando a cuanta persona se tope y mira al tipo con sueño, se dirige a saludarlo)

Tipo sonriente: ¡Buenos Días compañero!

Tipo con sueño: Buenos días

(Dice casi gruñendo)

Tipo sonriente: Feliz día de Nuestra Señora de Montserrat.

(El tipo con sueño que hasta ahora no había mirado al tipo sonriente a la cara voltea y lo mira, el tipo sonriente se mantiene impasible, con su sonrisa perenne, el tipo con sueño, como casi todos los costarricenses nunca había escuchado hablar de tal virgen y mucho menos se le habría ocurrido que específicamente hoy se celebra el día, sin decir nada espera una respuesta, pero el tipo sonriente se queda ahí de pie, sonriendo, así que el tipo con sueño se atreve a preguntar)

Tipo con sueño: ¿Feliz día de nuestra señora de qué?

Tipo sonriente: De nuestra señora Montserrat, es la patrona de Cataluña y es una de
las siete Patronas de las Comunidades Autónomas de España.

(El tipo con sueño levanta las cejas)

Tipo con sueño: Di, feliz día, supongo.

(Dice haciendo acopio de todos sus modales, el tipo sonriente parece satisfecho de sí mismo y todavía sonriendo se aleja a saludar a alguien más que probablemente también tenga sueño, el tipo con sueño ve al tipo sonriente alejarse un poco con paso perspicaz y dice en voz baja, para sí mismo)

Tipo con sueño: Mae mas raro…

(Acto seguido abre su perfil en facebook, hace click en el espacio de búsqueda, encuentra el perfil de su amiga Monserrat, hace click donde dice “Escribe algo ….” Y pone:

“FELIZ DÍA MONSE”

El tipo termina su mensaje y hace click en compartir, y se dispone a seguir su día)

Diferencias

miércoles, 7 de abril de 2010 9:27 Publicado por Cesar Matamoros 0 comentarios

Somos diferentes,
con una diferencia etérea,
intangible e invisible
pero primal y básica

Todo se reduce a un acto,
una junta, un encuentro,
a veces una afección,
casi siempre una desilusión

Somos diferentes,
alienígenas de nuestro tiempo,
presos de la cómoda moral,
de la opinión de todos los demás

Somos diferentes entre nosotros,
victimas del juicio fácil y diario,
éramos diferentes antes, lo somos ahora
y lo seremos siempre

Diferencias hay, pero como la nuestra no,
única e inexplicable,
incompatible con la razón,
irreconciliable con normalidad,

Somos diferentes a viva voz,
pero aún así lloramos muertos,
estamos vivos y anhelamos ideales
pensándolo bien no somos tan diferentes

Luchamos la peor lucha,
la que es con uno mismo
y no siempre ganamos.




imágen tomada de: http://mr-electricocean.deviantart.com/art/People-63466063

Siempre eterna

jueves, 25 de marzo de 2010 15:09 Publicado por Cesar Matamoros 4 comentarios

No te me vayas nunca,
que temo a la oscuridad.
No te me vayas nunca,
que se me enfría la vida.

No te me vayas nunca,
que no imagino mi vida en vacío.
No te me vayas nunca,
que el calor solo es contigo

Quédate siempre aquí,
que aunque no te vea sé que estás.
Quédate siempre aquí,
que solo tu sonrisa me da paz.

Dame siempre tu abrazo,
que es lo que me alimenta el futuro.
Dame siempre tu abrazo,
que solo en tu amor hay amparo.

No te me vayas nunca,
que no se ponga el sol en mi vida.
No te me vayas nunca,
que no se me acabe la luz del día.

No te me vayas nunca,
que con la idea la lagrima aflora.
No te me vayas nunca,
que tu mirada mi día mejora.

Que seas siempre eterna,
como la misma fundación de la tierra.
Que seas siempre eterna,
y dame la fuerza de ganar esta guerra.

Me diste fuerza.
Me diste vida.
Me diste todo.
Quédate siempre aquí.


------------------(A mi madre)



imagen, detalle de la obra "Madre" de Klimt Gustav

Alguien más

miércoles, 24 de marzo de 2010 15:49 Publicado por Cesar Matamoros 0 comentarios

Brazos equidistantes,
vamos contiguos,
soñamos en paralelo,
unísonos y sonrientes

La miradas se funden,
las voces se anulan,
las fuerzas se complementan,
Las métrica se disuelven.

Cantamos en concordancia,
mas nos alejamos insatisfechos,
no somos más de lejos,
diferimos en tendencia.

Soy yo el culpable,
el insufrible aficionado
de no hallar en ningún lado
lo que me es deseable

Usted perdone si incomodé,
de verdad no fue mi intención,
seguiré camino en la creación,
hasta hallar, donde sea que esté.

De nuevo mis disculpas,
creí que era alguien más…





imagen tomada de: http://djailledie.deviantart.com/art/Love-is-a-Blur-109149374

El ilusionista

jueves, 11 de marzo de 2010 13:45 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios

El pobre hombre se quedó ahí sentado sintiéndose miserable, el eco del portazo provocado por el último espectador todavía jugueteaba rebotando contra las paredes casi burlándose de él.
Estaba sentado en la única silla sobre el escenario, con los codos apoyados en las rodillas y la cabeza entre las manos sintió un sollozo apretujársele en la garganta. No se permitió llorar, entendía muy bien que todo era culpa suya.
Levantó la mirada como para enfrentar al público aunque no había nadie ahí. Las luces seguían encendidas cegándolo a medias. Sintió algo rozar con su tobillo, miró pero le costó ver que era pues el círculo luminoso que habían dejado los reflectores quemado en sus retinas no le permitía ver bien.
Volvió a sus pensamientos - ¿Cómo es posible que me haya vuelto a cagar en todo? – se preguntaba a sí mismo mientras movía la cabeza de un lado al otro como no queriendo creer que se encontraba en la misma situación que muchas veces había pasado.
Sintió nuevamente algo cálido rosar su tobillo, sea lo que fuera exigía atención. Ya con la vista un poco más despejada miró hacia abajo se reclinó y tomó entre sus manos al pequeño pato que encontró rondando su silla, al mismo tiempo sintió ganas de estrellarlo contra el suelo, pero no lo hizo, lo acarició y lo colocó en su regazo, después de todo no era culpa del pobre pato, ni del par de cachorros que ahora mordían las faldas del telón, ni el gatito que se entretenía con la cola de sus esmoquin, era todo su culpa.
En sus oídos resonaba el “BUUUUU” del público y recordaba con viveza el bochorno que sintió, el sudor frío y los dedos temblorosos mientras lo intentaba una y otra vez.
Esta era la historia de su vida.
-Tanto ensayar para mandarlo todo a la mierda, como siempre.- dijo tratando de entablar una conversación con el pato.
Mucho tiempo ensayó el acto, las pocas personas que lo vieron antes del debut estaban maravilladas, ahora ni ellas permanecían en sus butacas.
Durante semanas solo en eso pudo pensar. Soñaba repasando los pasos. Pasaba más tiempo con la mano metida en el sombrero que cualquier otra cosa.
Se imprimieron los volantes, la gente asistió en gran caudal y a la hora de la hora, justo en el momento en que la tensión montaba entre la audiencia, metió la mano en el sombrero, supo de inmediato que algo andaba mal pero decidió seguir, tomó lo que encontró y lo sacó con una gran sonrisa, la gente del publico permaneció en confundido silencio, lo que sostenía en su mano era un pato, pequeño y amarillo, justamente el mismo que ahora jugueteaba en su regazo.
Desesperado metió la mano nuevamente al sobrero, esta vez creyó que lo tenía y tiró con fuerza, simultáneamente el silenció se convirtió en abucheo, lo que tenia en su mano esta vez era un cachorro, un pequeño perro marrón, intentó una y otra vez sumido en completa desesperación hasta llenar el escenario de adorables animalejos, pero ningún conejo.
Poco a poco y llenos de decepción los ahí presentes fueron saliendo, alguien por ahí trató de aplaudir por lástima pero fue rápidamente acallado por la presión de los demás.
- Un conejo, un simple conejo era lo que la gente esperaba de mi, y no pude, no fui capaz de lograrlo – se sintió decepcionado de si mismo y abandonó el escenario derrotado, que más hubiera deseado que poder unirse a la turba que se arremolinaba afuera y poder gritar “que me devuelvan el dinero” y no tener que ser él en ese momento.





imágen tomada de: http://m-lara.deviantart.com/art/hat-with-magic-78965034

Ser

lunes, 22 de febrero de 2010 14:54 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios
No sé a veces si ser lo que se espera,
o ser inesperado, combustible espontaneo
no sé, a veces, si soy real,
o soy como la distorsionada figura que veo

Soy a veces el desorden
que se patea debajo de la cama
y se olvida entre el polvo
y que nadie ve ni recuerda

Otras ocasiones estoy en el centro de la mesa,
como el jarrón con flores,
radiante y perfumado de intenciones,
efímero y propenso a resecarse

Refugiado casi siempre
en evidente incontinencia verbal,
la propia o la ajena,
la verás o la engañosa.

No sé a veces si ser lo que se espera,
o ser el rayo que cae a media noche,
la verdad es que no encuentro la fuerza
de dejarme ser diferente,
de ser yo y dejar de ser gente....

Chiaroscuro

jueves, 11 de febrero de 2010 14:54 Publicado por Cesar Matamoros 0 comentarios

- No sé porque lo hago – me dijo mientras me miraba de arriba a abajo como si fuera la primera vez que me ve.
No digo nada, sé que espera un consejo pero de mí no sale nada. Le ofrezco mi silente compañía pero parece ser que no es lo que esperaba, fue como darle vinagre a alguien con sed. Su mirada me reprochaba todo, hasta de lo que no tengo la culpa.
La llama se consumió y como en un cuadro de Rembrant el chiaroscuro se apoderó del ambiente, llenándolo todo de contrastes y sombras que hacen difícil ver las esquinas.
El repetitivo disco de vinil hace vibrar el aire haciendo casi visible el sonido, una y otra vez golpea mi tímpano con la misma nota, como transmitiendo una idea, y cuando me doy cuenta todo se hace claro, todos somos así, todos somos iguales, la misma piedra se vuelve algo más que una metáfora, se convierte en un modo de vida.
- Ahora que lo mencionas – digo por primera vez – nadie sabe porque hace las cosas en realidad.
Le di más vinagre, más razones para odiarme, mi espalda y su mirada mantienen una larga conversación mientras me voy.


imagen tomada de: http://dado24.deviantart.com/art/gramophone-i-guess-76149504

Mintamos

miércoles, 6 de enero de 2010 15:38 Publicado por Cesar Matamoros 1 comentarios


Dediquémonos todos a mentir
pasemos por la vida en calumnia
que se nos haga un arte fingir

Partícipes de la fugaz alegría.
Vayamos todos como pasajeros.
Vendamos noche como día

Volvámonos todos traicioneros.
Vivamos máscara tras máscara.
No más de la verdad prisioneros

Enemigos de la cuenta clara.
Inventémonos un mundo perfecto,
donde el sol no dé en la cara

Donde no nos hiera el abyecto,
y que la mentira nos proteja
y que llevadero haga el trayecto.




imagen tomada de: http://aasiek.deviantart.com/art/just-shut-up-83664971